martes, 3 de mayo de 2011

Felicidades MAMA, Gracias.




Porque puedo reconstruir paso a paso mis primeros años
con todas esas fotografías clasificadas con tanto cuidado.

¿Cuánto amor puede caber en el placer con que muestras siempre
ese rostro lloroso, embadurnado de chocolate?.

Por pedirme perdón en las ocasiones
en que habías sido injusta o cuando te equivocabas.

Así aprendí que se necesita tanta valentía
para aceptar los errores como para corregirlos.

Por haber comenzado a aplaudir en aquel festival, disimulando que yo,
para mi horror, había olvidado por completo cómo continuaba mi poesía.

Porque siempre has sabido cómo preguntarme qué me pasa,
hasta conseguir que mis preocupaciones se aligeren al compartirlas contigo.

Porque me has hecho sentir que ninguna meta que me proponga alcanzar es imposible.

Y porque realmente lo crees.

Tu confianza en mí ha sido el mejor curso de superación personal.

Tantas son las vocaciones ocultas de una madre:

Es la enfermera que no retrocede ante la sangre de ninguna herida;
el médico que adivina si es dolor
presagia una enfermedad o una tarea difícil en la escuela;
el mejor abogado para defendernos de maestros
y entrenadores ciegos a nuestra excelencia;
la psicóloga que calma nuestros miedos;
el veterinario que cura nuestra mascota...
y se ocupa de ella;
y también el filósofo que nos explica los eternos enigmas de la vida...




FELICIDADES MAMA, TE QUIERO... GRACIAS POR ESTAR SIEMPRE AHÍ.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es muy bonito MariaJose!
No se si llegara el dia en que podamos devolver todo lo que las madres han hecho por nosotras.
No seriamos nada sin ellas.
Un beso muy grande y otro para tu madre :)
No cambies nunca!

C.

María josé G.G. dijo...

Pues si,creo que ni aunque fuesemos inmortales podriamos devolver todo lo que las madres hacen por nosotros asique solo nos quedara cuidarlas y devolverles todo lo posible¡¡


Oki = mente señorita jeje

NO YO no CAMBIARE NUNCA¡¡¡