miércoles, 18 de noviembre de 2009

La Calma y El Silencio

¿De qué sirve a un corazón tener calma en medio de la soledad?, ¿Acaso no es como que la calma que tiene un lago estancado en un valle?
Y también, ¡qué grande es un corazón cuando en medio de las dificultades y los problemas conserva la calma y se viste con el silencio! Es como el torrente que resbala sereno por la ladera de la montaña.
Algunos van a lugares donde lo más que les molesta es el canto de un pajarillo, o el sonido que arranca el viento a las hojas de los árboles.


Y piensan: Estoy tranquilo y sereno en este lugar ya he alcanzado la calma y el silencio es amigo de mi corazón.
Pero cuando vienen al bullicio, sus pulsos se agitan y sus corazones se alteran, y sus pensamientos chocan con violencia en sus frentes, y yo les preguntaría:
¿Dónde guardaron la calma?, ¿Qué morada le prepararon en sus pechos que tan pronto se les fue?


Sepan que aquel que busca el silencio interior debe encontrarlo, en medio de los ruidos, de las voces y de los gritos, y tomándolo debe sentarlo en su corazón, al escucharlo ya no oirá hacia afuera sino hacia dentro.

Para buscar pues, la calma Interior, no vayan donde todo es calma, sino donde no hay paz, y sean ustedes la paz.
De esta forma la encontrarán al darla, y la tendrán en la medida en que vean que otros necesitan de ti para calmarse.

3 comentarios:

Hivan_Ramone(*) dijo...

Me ha gustado mucho, aunque yo sea de esos que busca la calma en lugares tranquilos. jejejeje.
Pero bueno, creo que es un buen consejo el de buscar la calma y el silencio en los lugares mas ruidosos, es más, lo voy a llevar a cabo, y se me ocurre el lugar, en clase. Jajajajajja

un saludo Maria Jose!!!!

besos!!!

María josé G.G. dijo...

Es el lugar idoneo XDDDD jajaja

cínicamentedulce. dijo...

Me encantaría morir de calma en estos momentos.
¿Donde la guardas, dices? :D